La Insignia

Es el signo del compromiso individual de cada adorador y adoradora.
Debe llevarse con veneración y recordar en el momento de ponerla lo que un día prometimos solemnemente cumplir.